Instalamos y gestionamos limitadores acústicos frecuenciales y registradores.

Controlando el nivel de presión acústica existente en el local donde esta instalado, se intercala en la cadena de reproducción de audio, entre el reproductor y la etapa de potencia, interviniendo en su totalidad de la cadena de sonido. Actúa según los niveles sonoros medidos en el local por un sensor, permite obtener el máximo nivel de presión sonora sin que se supere el límite admisible en las edificaciones colindantes a este.

Función registradora que permite guardar los niveles sonoros medios y de las incidencias acaecidas.

Usted podrá acreditar delante de cualquier autoridad cuales son los niveles sonoros generados por su actividad.

Suministramos al final de la instalación un certificado el cual será válido para obtención de la licencia de actividad de su negocio.

Será necesario obtener los datos de limitación de un estudio acústico de impacto medioambiental previo, el cual también se lo podemos gestionar.